Lo mejor y lo peor de 2009

Adentrarse en el terreno pantanoso de calificar lo mejor y lo peor de un año, o década, es un juego crítico en el que me aventuro de manera lúdica simplemente. Aunque confieso que en dicha calificación no hay poco de subjetividad racional.
Por un lado las bandas sonoras que considero las cinco mejores del pasado año 2009:
  • Trick'r treat (Douglas Pipes): por su capacidad de seducir desde el tema inicial, tan afín al maestro Bernard Herrmann.
  • Up (Michael Giacchino): por mostrar a través de la música la alegría de vivir, con sus melancólicos y tristes momentos.
  • Mao's last dancer (Christopher Gordon): sin duda alguna, la sorpresa del año por su plausible sentido de lo clásico.
  • Castillos de cartón (Pascal Gaigne): por su sensibilidad a prueba de sensiblerías.
  • Hachiko (Jan A. P. Kaczmarek): por ser un score de bellísimas melodías.
En el tintero se quedan otras obras, pero para mí éstas son las más destacables del año que nos ha dejado.
En cuanto a las bandas sonoras que más me han decepcionado:
  • The hurt locker (Marco Beltrami & Buck Sunders): por estar a años luz del talento de Beltrami.
  • Pandorum (Mitchl Britsch): por ser como visitar una fábrica metalúrgica sin cascos reductores de ruido.
  • Halloween II (Tyler Bates): por no conocer la expresión "esfuerzo creativo".
  • Adventureland (Yo La Tengo): por ser ejemplo de obra desdibujada.
  • Harry Potter and the Half-Blood prince (Nicholas Hooper): no por ser una mala banda sonora, que no lo es, sino por ser incapaz su autor de sacar todo el partido a una historia con tantas posibilidades melódicas.

Comentarios