"Harry Potter and the Half-Blood Prince": Hooper vs. Hannigan

Segunda ocasión de oro para Nicholas Hooper de crear una partitura a la altura del argumento (aventuras, fantástico, romántico,....), pero una vez más se ha quedado a las puertas del éxito a la vista de los resultados. Su obra vuelve a ser una creación aceptablemente sugerente, pero muy alejada de la intensidad épica que se debe exigir en un caso como el de las aventuras (o desventuras, depende del punto de vista) de Harry Potter. Está claro que Nicholas Hooper no tiene el talento de John Williams, ni tampoco el de William Ross, aunque es un tanto insultante que después de comprobar la capacidad artística del gran James Hannigan para las versiones de vídeojuego no es explicable que los productores no se hayan decantado por la solidez de este último, quien ha creado una de las mejores partituras de los últimos años. Sin embargo, la música de Hooper no debe ser calificada como deficiente, sino como un ensayo que en (odiosa) comparación pierde mucha fuerza.

Comentarios