Nunca_Mais y la música "monstruosa"

Excelente artículo de nuestro colaborador ocasional, Nunca_Mais. Agudeza y perspicacia van de la mano en su análisis.
  • MIGHTY JOE YOUNG ("El Gran Gorila" / "Mi Gran Amigo Joe", 1949)

Debo reconocer que "El Gran Gorila" (me referiré a ella por este título, para diferenciarla del remake) nunca la había visto. Recuerdo que de pequeño había leído que la comparaban mucho con mi adorado "King Kong" y claro, no estaba dispuesto a serle infiel. Los tiempos pasan... y cuando me acerqué, con mucho cuidado, al remake, me alegré bastante de no haber visto la cinta original. Otra vez el paso del tiempo...He visto la primera versión y creo que puedo decir que tanto en la técnica como en su acabado visual, la película original es una obra maestra. No menos cierto es que el desarrollo de la cinta es un poco surrealista, pero es lo de menos.Y si, se trata de "King Kong", o más bien de "El Hijo de Kong" (por el tamaño)... Porque Joe es como Kong, pero en pequeño: pone caritas antológicas, se cabrea con facilidad y tiene un don especial para destrozar las cosas. Toda esa magia que desprende la cinta original, con esos fondos pintados que nos recuerdan a la "Isla de la Calavera", está ausente en el remake, del que lo único bueno que puedo decir es que Charlize Theron está mucho más buena y es mucho mejor actriz que Terry Moore. También es cierto que el doblaje a nuestro idioma no le ayuda mucho. Recomiendo su versión original subtitulada, como casi siempre.La gestación de esta película viene, como no, de "King Kong", y es que no es una casualidad que en los créditos figuren los artífices de Kong: el director Ernest B Schoedsack, el productor Merian C Cooper, el guionista Ruth Rose, el mago de los efectos visuales Willis O'Brien (ayudado por todo un dios como Ray Harryhausen) y el actor Robert Armstrong (parodiando su papel de Carl Denham, que se basaba en Merian C Cooper). Sólo faltó Max Steiner, pero Roy Webb supo estar a la altura. Cabe destacar que también participó, en labores de productor, John Ford, creándose para la ocasión la ARKO (RKO + Argosy).Se trataba de volver a tener un gran éxito como antaño, volver a montar un gran espectáculo con un nuevo Kong... pero esta vez tenía que haber un final feliz. Cooper estaba pletórico, queriendo incluso ir a rodar a Africa, pero finalmente tuvo que renunciar y volverse a America (las moscas tsetse afectaban hasta a los caballos). Y lo que el cuardernillo cuenta sobre Cooper deja bastante claro que estaba poseído por Carl Denham: lleno de ideas para esta película, casi todas irrealizables, y que tienen como consecuencia una notable carencia de ritmo en el producto. Tras su preestreno, se eliminaron y se acortaron muchas escenas, perdiéndose gran cantidad de diálogos.La película arranca con la pequeña Jill, que intenta hacerse con un mono muy bonito que llevan dos negros que pasaban por allí: lo normal. Lo consigue después de saquear el joyero de su... padre. Éste no se lo toma del todo mal y decide consentirle el caprichito a su hija. Hay que tener en cuenta que papi vive y trabaja en África, en la selva... y la pobre Jill no tiene amiguitos para jugar... ni tocar... Pasamos a la ciudad que nunca duerme, jajaja, unos cuantos años después, y resulta que tenemos a Denham, ups, perdón, O'Hara, hombre de negocios, del mundo del espectáculo... Vamos, que lleva una especie de club casino con zoológico incluido... O esa es su intención, por eso se marcha a la selva a buscar animalitos.... Y se lleva a unos vaqueros!!! Podríamos decir que se trata de otro antecedente más de la muy divertida (y poco original) "Valley of Gwangi".En la selva se topan con Joe, que está luchando contra unos leones... y claro, los vaqueros intentan atraparlo. Técnicamente, esta secuencia es realmente asombrosa... Tanto, que dejaría pasmado a King Kong!! La sincronía de las animaciones es perfecta, destacando el momento en el que Joe, subido a una rocas, desmonta a O'Hara de su caballo y lo sube hasta su posición. Para sacarse el sombrero!Jill aparece y, además de poner cachondos a los hombres, tranquiliza a Joe. Evidentemente, un avispado hombre de negocios como O'Hara, convencerá a Jill para que se vaya a Nueva York con Joe para animar su club. Jill acepta y se va de Africa. Aunque no lo vemos porque fue eliminado, el avión tiene una avería y aterrizan en una isla donde Joe se lía a ostias con todo bicho que se le cruza. Una pena no poder disfrutar de ese material, sobre todo habiéndose rodado.En el club de O'Hara, Jill y Joe son la gran atracción, montando unos números realmente simpáticos, como cuando los hombres más fuertes del planeta se enfrantan a Joe tirando de una cuerda. Escena que se complementa, atención, con el tema de "Los Vikingos", que parecía de Nascimbene, pero que en realidad es un himno escandinavo o algo así (ausente en esta grabación, por desgracia). Las cosas van bien para Jill y Joe, pero pronto se jode todo el asunto. Y es normal. Estamos en un club, con peña bebiendo a destajo y tías con poca ropa vendiendo tabaco... Unos jodidos borrachos serán el detonante de la tragedia: después de ser regañados por O'Hara, se acercan a Joe y le empiezan a suministrar botellas de vino. Joe se baja tres botellas y se convierte en un alcohólico dependiente e intenta quitarles a los borrachos la última botella. Ofendidos, sacan un mechero, lo encienden... y Joe, visiblemente pedo, se rebota. Empieza lo mejor de la peli, sobre todo desde el punto de vista técnico.Joe destroza su jaula y sale al escenario, pero atravesando una pared, al más puro estilo Kong. Cunde el pánico entre los borrachos y todos empiezan a correr. Joe mientras tanto comienza con su labor de destrucción, reventando todo lo que encuentra a su paso. Y también se balancea sobre la gente dándoles pequeñas ostias. Los leones que escapan y Joe vuelve a enfrentarse con ellos, dándoles una pana realmente brutal. Incluso salva al borracho del mechero, demostrando lo bueniño que es.Al final lo capturan y nos tememos lo peor. Siendo como es Joe, un animal peligroso, debe ser sacrificado. O'Hara, arrepentido por llevar a la muerte a semejante maravilla, decide rectificar y ayudar a Joe. Despistando de manera teatral a la poli (simulando un cómico infarto), Jill y su enamorado vaquero sacan a Joe de su celda y lo meten en un camión. Ya tenemos persecución montada... pero esta vez con un final completamente insólito. Acosados por la poli, con dos cojones, se detienen delante de un orfanato en llamas para intentar ayudar!!! Y para colmo, los que van a ayudar son Jill y el vaquero, que Joe se queda en el camión!!! Por fortuna, jeje, Jill tendrá problemas y Joe tendrá que intervenir. Mención especial merece la actuación del vaquero, otro con dos enormes pelotas, pero en los brazos... porque el muy animal mete a dos niñas en un saco atado a una cuerda y las baja a pulso, desde una altura considerable, en medio de un incendio... y teniendo a Joe en el camión!!Parece un falso final feliz, porque la poli está en el orfanato y Joe lo tiene jodido... Pero más jodido lo tiene una niña, que se quedó en el orfanato y aparece en el tejado. Sólo Joe puede salvarla. Sube por un árbol, agarra a la niña, pero el árbol está ardiendo y cae. Joe se come la ostia padre pero salva a la niña, que estupidamente se acerca a un pared del orfanato a punto de derrumbarse. En un esfuerzo colosal, Joe se levanta, salva a la niña y se come de lleno la pared. Un poco más y ya no haría falta sacrificarlo.Siendo un héroe como es, Joe es perdonado y puede volver a Africa, con Jill y su vaquero... y O'Hara/Denham obtiene su redención. FIN.En una época en la que el "Mickey-Mousing" empezaba a estar anticuado, Roy Webb decidió rescatarlo para su entretenido score para "Mighty Joe Young". De los 75 minutos de música que se escuchan en la película, cerca de 66 pertenecen al score original, siendo el resto arreglos que el compositor realizó sobre temas ajenos. Y muchos temas se reutilizan en la película. Pero vayamos por partes, porque Cooper quería incialmente a Max Steiner... pero la Warner impuso su ley: Steiner tenía contrato con ellos y ni de coña se iba a pirar de fin de semana a componer algo para otro estudio. No obstante, Roy Webb era un tipo cojonudo y compuso un score que parecía más propio de Steiner que suyo (como podemos escuchar en "Joe and the Lion").La orquesta de la RKO no sobrepasó los 50 intérpretes dirigidos por Constantin Bakaleinikoff; las orquestaciones corrieron a cargo de Gil Grau y los arreglos para la source music fueron obra de Webb y Gene Rose. Como anécdota decir que algunos temas fueron posteriormente reutilizados en "Return of the Fly" y "Curse of the Fly", de 1959 y 1965, respectivamente.A los 25 segundos del "Main Title" podemos escuchar el tema de Joe, un motivo de siete notas muy acertado. Después el tema adquiere tintes aventureros, con la entrada de percusión africana y un mayor colorido orquestal. Incluso podemos decir que Webb se amoldó al estilo de Steiner, no sólo en los momentos más contundentes, sino también en los más sencillos, como pueden ser las juguetonas cuerdas de "A Good Trade & A Surprise for Dad", que a más de uno recordarán, seguramente, una archiconocida bso de autor de "King Kong". Después tenemos el tema "Beautiful Dreamer" de Stephen Foster, que es el tema favorito de Joe, una musiquilla que lo calma y tranquiliza.Como ya comenté, "Joe and the Lion" podría sonar en "King Kong" y habría quedado genial. El comienzo de "Joe and the Ropers", con esas repeticiones, me recuerda un poco a Herrmann, aunque después el tema evolucione hacia el mismo estilo que el anterior. El tema termina con una intervención magnífica del tema de Joe. "Tragedy Adverted, part 2" es un tema tremendo, con bruscos cambios muy logrados. A partir de aquí entramos en un recital de fanfarrias para el Club Nocturno y los espectáculos allí representados. Es interesante fijarse en lo poco que duran los temas y al escucharlos, que fácilmente transmiten los ambientes que veríamos. Una demostración de buen hacer por parte de Roy Webb. En algunos momentos hasta parece el Elfman de sus comienzos, con alocadas percusiones y simpáticos metales.Durante "Joe Breaks Loose", los dos "Joe Runs Amok", "Joe Knocked Out" y "Rough House" tenemos claro que Kong, ups, perdón, Joe anda mosqueado por algo, jajaja. Son temas intensos, breves pero llenos de ideas y energía. Después tenemos un respiro amoroso con el bonito "Jill and Greg, part 2" y a su término volvemos a la acción en plan Steiner con los "Chase", "Joe Eludes the Cops" and "Fire", la música del clímax de la peli, bastante dinámica y, en los temas de "Fire", empieza a ser dramática, dándonos a entender que Joe puede que no lo cuente. La aparición del "Beautiful Dreamer" en el "End Title" nos tranquilza bastante: Joe se ha salvado!!

  • 20 MILLION MILES TO EARTH ("La Bestia de Otro Planeta", 1957)

Esta película es la mar de divertida, de esas que parece imposible que hayan salido adelante (más o menos como "El Escorpión Negro", otra tremenda joya!!, en esta ocasión por obra y gracia de Willis O'Brien y Marcel Delgado). El punto de partida es delirante a más no poder, pero extrañamente atractivo (sobre todo si sabemos que los efectos son obra del bueno de Harryhausen): un bicho venusiano que cada vez que respira se hace más grande... y se llama Ymir!! ¿Qué más se puede pedir?La historia arranca con una cohete de la Tierra que se precipita al mar mediterráneo, cerquita de la costa de Sicilia. Allí tenemos a Pepito, un repelente niño que será el que encuentre a un pequeño Ymir, todavía en una especie de vaina. Mientras los militares acordonan la zona, Pepito le lleva la vaina al doctor Leonardo, que siempre le compra bichejos y que tiene una hija, Marisa, también doctora, de bastante buen ver. El profesor flipa y le compra la vaina. Los americanos están muy preocupados, porque el piloto, el coronel Robert Calder no encuentra la prueba que traía de la existencia de vida en Venus: Ymir. Entonces Pepito les cuenta que él encontró algo.Mientras tanto, Ymir sale de la vaina y parece muy simpático, aunque a la mañana siguiente ya acojona un poco porque ha aumentado de tamaño. El doctor Leonardo está la mar de contento y excitado, así que lo mete en una carreta y se lo lleva al Zoo de Roma para investigar. Los americanos, que son muy listos, lo averiguan e interceptan la carreta en mitad de la noche. Ese momento lo aprovecha por Ymir para escaparse, meterse en una granja y cargarse a una leñador imbécil que se puso chulito. Bueno, vale, no es que se pusiese chulito, más bien lo atacó con un rastrillo y claro, Ymir no se lo tomó nada bien.Ahora que ha matado a un ser humano, aunque fuese un granjero mongólico, ya no pueden hacer nada para salvarlo: hay que matarlo!!! De repente, nos quedamos de piedra: resulta que en el siguiente plano vemos un Ymir gigante en un almacén, completamente encadenado, siendo sometido a sabe dios qué horribles y dolorosas pruebas. ¿No se dan cuenta que es sólo un bebé que quiere jugar? Malditos!!! Menos mal que Ymir se libera y sale del almacén sembrando el caos en Roma. Como no podía ser de otra forma, nuestro gigantesco bebé venuasiano se las arregla para enfrentarse a un elefante, al igual que posteriormente haría Gwangi (juanji, para los amigos). Al final, Ymir se sube al Coliseo y recibe un güevo de cañonazos... hasta que cae y, curiosamente, la palma. FIN.Y pensareis, joder, qué corta es la peli, ¿no? Pues la verdad es que si... y no. En esta ocasión me he ahorrado el romance entre la doctora y el piloto americano, porque es una tontería sin demasiada gracia y cada vez que veo la peli, me salto esas partes... Y es que esta peli merece la pena sólo por Ymir, que es tremendo y tiene un comportamiento muy psico-simpático. Además, Harryhausen lo fue alterando hasta ser el Cíclope de "The 7th Voyage of Sinbad"... y finalmente, el Kraken de "Clash of the Titans". Lo de la banda sonora de esta película es un lío tremendo, porque hay 95 temas en la película y 49 fueron obra de Mischa Bakaleinikoff, aunque no todos originales. Viendo la portada trasera ya nos damos cuenta del lío que pudo ser la producción de la música, porque nos encontramos con 8 compositores distintos, pero en la película suenan muchos más!! De todas formas, viendo la película la cosa resulta y algunos temas quedan muy bien. Las composiciones originales de Bakaleinikoff son bastante breves pero no por ellos desacertadas. La bonita melodía de "Sicily" es un claro ejemplo de esto último.Los primeros temas no son originales. Por un lado tenemos una breve aparición del "Heaven" de Frederick Hollander, que había compuesto en 1941 para "Here Comes Mr Jordan" (al final del disco, tema 66, se ofrece una versión compelta de este tema). Después tenemos "Pa Warns Ruddolph", obra de David Diamond para el melodrama "Anna Lucasta", de 1949. Como detalle, comentar que las orquestaciones de "Anna Lucasta" fueron obra de Arthur Morton. Después tenemos los primeros temas originale del score, obra de Bakaleinikoff: "Sicily" y "Comet"."Jericho's Arrest", de George Duing, queda bastante bien en la peli, a pesar de pertenecer a un western de esos psicológicos, de 1948, "The Man from Colorado", con Glenn Ford y William Holden. Después vuelve la música original de Bakaleinikoff con dos temas más, "Certainly" y "Substance", donde introduce el Novachord, que estará relacionado a partir de ahora con Ymir."Galley Fire" es otro tema de George Duing, en esta ocasión para "To the Ends of the Earth" (1948). Aunque "He Is Dead" sea de Bakaleinikoff, no es un tema original, sino para "The Werewolf" (1956); no obstante, el compositor hizo algunas pequeñas variaciones al incluirlo en "20 Million Miles to Earth". "The Birth of the Creature" nos muestra el tema de la criatura en poco más de treinta segundos, primero con trompeta y luego con el Novachord. El compositor realizó una versión alternativa de este tema que no fue utilizada en la película.Otro punto curioso lo encontramos en la duración de los temas empleados en la película, todos ellos muy breves (ya sean originales o no) y acompañando momentos muy específicos, pero que realmente se emplean una y otra vez en la cinta. Vamos, la salterización llevada casi al paroxismo. El tema más largo es "Trial and Escape", compuesto en 1942 por Daniele Amfitheatrof para "Talk to the Town". En simpático lo que cuentan de esta bso, porque el compositor que hizo casi todo el score fue Frederick Hollander, con cuatro temas de Amfitheatrof bajo la dirección musical de Morris Stoloff. El detalle viene en que ese trabajo estuvo nominado a los oscars, pero se olvidaron de Amfitheatrof; en su lugar se nominó al director musical!! Y además, este tema es uno de los más utilizados en las producciones de Columbia ("Atom Man vs Superman", "Earth vs Flying Sauccers", "The Werewolf", "My Name Is Julia Ross" y un largo etcétera).En la película, antes de escuchar el tema "Stunned", podemos degustar "Tambul's Death", obra de Miklós Rósza para la película "Sahara", de 1943. Y fue un puntazo por parte de Bakaleinikoff componer el "Stunned" como una coda para el tema de Rózsa, dándole un unidad mayor al conjunto, a pesar de emplear temas de muy distintas fuentes. El momento romántico viene representado en "Meet One Trouble", compuesto por Werner Heymann en 1948 para "The Mating of Millie", una comedia dramática con Glenn Ford y Evelyn Keyes. Al ser un tema muy suave y relajado, encaja perfectamente con las imágenes sin destacar demasiado. Algo parecido a lo que he contado sobre el tema de Rózsa sucede con el de "Steiner" (compuesto para "The Violent Man, de 1955): Bakaleinikoff compuso el "Bite" como una coda al tema de autor de "King Kong".La verdad es que con todo lo expuesto, para mentira que la música de "20 Million Miles to Earth" suene compacta y uniforme... pero así es. De todas formas, siendo estos productos de serie B o inferior (salvo por la magia de Harryhausen), puede entenderse este detalle y es de admirar la profesionalidad, en este caso de Bakaleinikoff, para amoldar un poco el tono de su música original con la de sus colegas. A día de hoy tenemos el ejemplo de James Horner, haciendo lo mismo que se hacía hace 50 años en la serie B... pero Horner lo hace en la serie A y sin motivo alguno.

  • THE ANIMAL WORLD ("El Mundo Animal", 1956)

Esta película documental (que se publicitó con el divertido eslogan de que habían tardado 2 billones de años en rodarla, jajaja) supuso el debut en la gran pantalla de Irwin Allen, el gran amigo de las catástrofes. He de decir que de los 5 primeros discos de esta colección, esta es la única peli, junto con "War of the Satellites", que nunca he visto, aunque por youtube se puede ver, por ejemplo, la escena prehistórica, que es la que nos interesa, ya que es el tema musical que se nos muestra... por participar en ella Ray Harryhausen, que recuerda que Allen le pedía que fueran muy sangrientos los combates entre dinosaurios.La escena prehistórica tiene momentos tremendos, surrealistas, pero tremendos, como un brontosaurio comiéndose a un cavernícola y desde luego, mucha sangre. El protagonista absoluto es el Ceratosaurio, que se merienda un Stegosaurio, amenaza a una brontosaurio, se lía a ostias con otro ceratosaurio y finalmente con un triceratops mientras un volcán entra en erupción y se va cargando a todos los dinosaurios. Tremendo, como ya he dicho. "The Animal World" fue obra de Irwin Allen y por aquella época, todas las producciones de Allen tenían música de Paul Sawtell. En esta ocasión tuvo a su disposición la orquesta de la Warner Bros, de unos 50 miembros, para componer cerca de 78 minutos de música. El tema que nos muestran en esta grabación es muy bueno y variado. Arranca sinuosamente y bien pasado el primer minuto comienzan a entrar los metales y las cuerdas se vuelven más violentas y dramáticas. La verdad es que la música queda muy bien con las sangrientas animaciones de Harryhausen. Por momentos la música parece un diálogo entre las cuerdas y los metales. Y en ese aspecto, la parte de la mitad hacia el final me recordó a los momentos de dinosaurio del score de Schifrin para "Caveman".Bueno, esto es todo... hasta el quinto volumen.

Comentarios