Oscar, nominaciones y omisiones

Tercer artículo que reeditamos, publicado a principios de septiembre:
“Gringo Viejo”, “Adiós al rey”, “Más allá de los sueños”, “La mujer del teniente francés”, “Magdalene”, “Cristal Oscuro”, “Lover’s prayer”,“Starfighter”, “Greystoke”, “Homicidio en primer grado”. Imperecederas bandas sonoras de compositores que tienen algo en común: no haber sido nunca nominados al Oscar y, por lo tanto, ser olvidados por los compañeros que forman parte de la Academia de las Artes y las Ciencias de Hollywood, ya que son ellos precisamente los que nominan a los supuestos mejores scores de cada año. Y los arrinconados son, respectivamente, Lee Holdridge, Basil Poledouris, Michael Kamen, Carl Davis, Cliff Eidelman, Trevor Jones, Joel McNeely, Craig Safan, John Scott y Christopher Young. Nunca sabremos a qué es debido este desdén pues hablamos de músicos de evidente talento, y que desgraciadamente en el caso de Poledouris y Kamen, debido a su fallecimiento, ya nunca podrán recibir tan prestigioso premio. ¿Es que acaso hay que entronizar al Oscar? Por supuesto que no, pero teniendo en cuenta lo anteriormente expuesto (nominados por sus compañeros), resulta triste y lamentable que se aparte a dichos compositores, que han merecido en muchos casos aunque sólo fuera una sola nominación, un solo reconocimiento a su labor. Por no hablar de casos tan notables como Alan Silvestri, David Newman o Bruce Broughton, que solamente han sido nominados en una ocasión (por “Forrest Gump”, “Anastasia” y “Silverado”). Esperemos que la sensatez impere y el sentido más común haga justicia. Desde aquí, y mediante este modesto comentario, pretendemos hacer un sincero homenaje a aquellos compositores desdeñados pese a su genio creativo.

Comentarios